«

»

Ene 25

Las posibles razones por las que eres víctima de secuestro

A través de esta reseña no pretendemos culpar a las víctimas de secuestro, sino más bien hacer reflexionar a aquellos de que se encuentren en riesgo de daños. Un secuestro no resulta fácil de asimilar y ocasiona traumas en la persona que atraviesa este tipo de eventos.

Entender las razones por las que un grupo de personas son víctimas de secuestro es fundamental para tener una mejor idea de las motivaciones y la mentalidad del secuestrador.

Está demás decir que nadie quiere ser víctima de secuestro, pero los motivos de secuestro ayudan a entender que no se debe dejar de luchar sea cual sea la posición de las víctimas.

Este tipo de principios debe ser entendido por los familiares de los secuestrados y para que estos últimos disfruten de una liberación de éxito.

  1. Solicitar “ayuda” financiera

Tener buena posición económica, aunque puede significar holgura en la vida de las personas, puede aumentar las posibilidades de que tú o alguno de tus seres queridos sean aquejados por delitos como el secuestro. El hecho de que vivas en una casa con muy buena seguridad es un indicio para los secuestradores.

En el peor de los casos puedes descubrir que los captores no desean simplemente entregar al secuestrado una vez que se les entrega el dinero. Pero por otro lado existe otra clase de captores que llevan a cabo el secuestro como negocio; sueltan a uno y secuestran luego a otros.

Habrá que tener cuidado a la hora del rescate, ya que la conducta de cada secuestrador suele variar. Se recomienda ser cautelosos y seguir las instrucciones que dicte el secuestrador, seas víctima directa o familiar de quien es capturado.

  1. Prisioneros políticos

Las ventajas de ser un prisionero político es que tienes mayor número de posibilidades de realizar esfuerzos mientras te rescatan o te salves por ti mismo. Incluso si eres prisionero proveniente del extranjero, el gobierno de tu país puede mover voluntades para rescatarte.

Ahora bien, la desventaja clara de ser un prisionero político es que quizás el gobierno que apresa a la víctima, no esté interesado en dinero a cambio de dejarte libre.

Otra desventaja de ser un prisionero político es que es poco probable que sea retenido por un rescate monetario. Con frecuencia, los captores tendrán demandas políticas, tal vez incluso desean que los miembros detenidos de su organización sean liberados a cambio de su libertad.

No todas las naciones negocian con los países que secuestran a sus ciudadanos, por muy elevada que sea la cantidad de dinero que se ofrezca por esta persona. Muchos prisioneros políticos no viven para contar el desenlace de su secuestro.

  1. Trata de personas

Es difícil de digerir, pero la trata de personas es todavía muy común en naciones desarrolladas, y sí, la trata de personas es considerada un tipo de secuestro.

Uno de los casos más celebres fue el de un modelo británico que estuvo cautivo por varios días en Italia, mostrando cómo internet es una plataforma promotora de estos delitos a nivel mundial.

Negociar con traficantes de personas resulta difícil e incluso la reputación de quien es secuestrado se puede ver perjudicada. El mejor de los casos es esperar que la víctima sea redimida como esclavo por sus seres queridos.