«

»

Ene 05

Evitar fallas de los sensores en patios y jardines

Al momento de hacer más seguro una vivienda no se debe escatimar, en las estrategias para lograr disuadir al intruso, pero aún más importante es resistir a un ataque a la cerrajería y a informar que está sucediendo el hecho irregular.

Los dispositivos que sirven para detección de presencia en el exterior de una propiedad, deben enfrentarse a elementos que pueden alterar su funcionamiento. El cambio climático, la iluminación natural día-noche, las aves, la lluvia, la niebla e incluso el polvo podrían hacerlo fallar.

La asesoría de cerrajeros en ripollet, evita que se instalen dispositivos de detección obsoletos por el poco conocimiento de sobre herramientas de seguridad física. En la actualidad estos sistemas deben detectar la apertura de salidas al exterior, rotura de cristales, presencia inesperada en el interior de la propiedad o en el jardín.

No solo se puede limitar a la detección de intrusos en el interior sino que los dispositivos deben estar repartidos a lao largo del inmueble, por medio de contactos de ventana o sensores de presencia en puertas, cercas en zonas claves evitando los puntos ciegos.

Graduación por presencia de mascotas

Los sensores tienen una vulnerabilidad, la cual es confundir la presencia de mascotas o animales de la zona, con posibles intrusos, disparando las alarmas falsas. Estas señales confusas pueden molestar a los propietarios hasta hacerlos desactivarlas sin importar la seguridad con tal de no percibir un peligro que no existe.

Algunos dispositivos pueden ser configurados solicitando los servicios de cerrajeros que podrán disminuir las falsas alarmas haciéndolos inmune a mascotas de gran tamaño y no hace saltar la alarma por el movimiento de pájaros, arboles.

Este es uno de los más grandes errores de estos sistemas, pero la disposición a lo largo de la propiedad se debe contemplar que se pose algún pájaro, insecto sobre el aparato. El mantenimiento preventivo es importante para conservar su absoluta funcionalidad.

Sistemas de iluminación

A aparte de la seguridad física de un establecimiento, los sensores sirven para administrar los recursos básicos de las viviendas, como por ejemplo el consumo excesivo de corriente eléctrica por no apagar las luces prudentemente.

Los sensores se pueden asociar al sistema de electricidad, para que una vez que perciban la luz solar se apaguen, reduciendo el consumo innecesario, además pueden incorporarse focos de alta potencia para señalar posibles sospechas de intrusos una vez que se han detectado, solo con el mínimo movimiento.

Se ha hecho público que una de las medidas complementarias para evitar que un ladrón entre a un establecimiento no forma no autorizada, es mejorando el sistema de iluminación, que elimina la posibilidad que se mueva sigilosamente hasta el interior.

Daños por condiciones climáticas

Es necesario proteger los dispositivos de causas naturales, pero en ese afán no se puede impedir que el dispositivo tenga el alcance para el cual fue fabricado, limitándolo con casillas para resguardándolos.

El suministro de eléctrico obviamente afecta el desempeño de cualquier sistema de seguridad, pero en la actualidad, existen dispositivos que poseen autonomía hasta por más de 4 horas a pesar que se haya interferido en la corriente eléctrica